Protege tu despacho del sol

En un despacho hay que saber reunir en un solo elemento comodidad, eficacia y también diseño. Es indiferente si se reciben o no visitas en el despacho, es un lugar de trabajo en el que se pasa gran parte del día y es importante crear un ambiente en el que sea fácil sentirse a gusto.
Si tienes la suerte de tener un buen ventanal seguramente te hayas planteado cómo hacer para protegerte del sol y a la vez, poder disfrutar de las vistas y de la luz. Pero además, quieres que el diseño sea bonito y que sean fáciles de manejar. Las cortinas clásicas están descartadas porque no quieres tener que llevarlas a lavar cada cierto tiempo… ¿qué solución queda?
Las cortinas de lamas son exactamente lo que estás buscando, especialmente aquellas de lamas verticales, muy elegantes y prácticas. Estas son las ventajas de esta opción para tu despacho:
-Puedes encontrarlas en muchos materiales, desde PVC o aluminio hasta madera o forradas de tela. Con esta gran variedad de opciones no es complicado encontrar una que encaje perfectamente con el estilo del despacho sea este moderno y funcional o clásico y con decoración elaborada.
-Son fáciles de limpiar. Realmente no acumulan demasiado polvo gracias a su forma, pero con pasar un plumero al quitar el polvo y limpiar de vez en cuando las lamas con un paño ligeramente húmedo es más que suficiente.
-Permiten diferentes posiciones. Se pueden graduar para conseguir el efecto deseado, desde impedir totalmente la entrada del sol hasta dejar que pase parcialmente o por completo. De este modo se gradúa también la cantidad de luz de la habitación.
-Los hay de todas las medidas. En cualquier tienda de decoración puedes encontrar cualquier medida estándar de ventana, pero si quieres hacerlos a medida también es posible, consiguiendo de esta manera un modelo totalmente ajustado a tus necesidades y con el diseño que más te guste, incluidos aquellos que combinan lamas de diferentes colores.
Para algunas oficinas incluso es posible hacer cortinas de lamas personalizadas con el logotipo de la empresa, lo que le dará al despacho una imagen altamente profesional.
Como ves, no es complicado conseguir exactamente lo que se quiere si se sabe cómo buscarlo. Solo hay que elegir el tipo de cortina que se desea. La instalación es muy sencilla y cualquier persona puede hacerlo sin dificultad, aunque siempre se puede recurrir al manitas de referencia.