CAMBIAR DE COCHE NO ES SENCILLO

Cambiar de coche es un engorro, más bien por el cariño que se le coge a los coches propios y a los recuerdos que nos recuerdan, una vez cambias de coche parece que los recuerdos vividos con ese coche es como si desapareciesen, lo cual no es cierto pero es la impresión que nos da cuando llega la hora de deshacernos de nuestro antiguo coche, es cierto que el coche de cada uno va con la personalidad propia del propietario, pero al final no te queda otra que cambiarlo, un coche no dura para siempre por mucho que nos empeñemos,al final cuando ya están viejos nos dan más gastos que comprando otro aunque no sea nuevo.

Si andas buscando cambiar de coche, acepta que te dé un pequeño consejo, decídete por un fiesta de segunda mano, ya que es un coche fiable y con un tamaño idóneo para aparcar en la ciudad, ese es el punto fuerte del ford fiesta, a nadie le gusta estar buscando aparcamiento durante un montón de tiempo que lo podrías estar empleando en cualquier otra cosa. Sobre todo cuando vamos a la playa y tener un coche pequeño ayuda y mucho a la hora de encontrar sitios, sobre todo viendo cómo aparcan algunos que parece que la calle es suya, y pobre tuya como les digas algo de cómo aparcan, que se ponen hechos una furia, parece que la culpa de que no sepan aparcar es tuya aún por encima.

Un coche pequeño siempre que se utilice por la ciudad siempre es beneficioso para el usuario, hay un montón de calles por las que pasar con un coche grande es una verdadera odisea y con un coche pequeño estos inconvenientes no los tienes, puedes circular por cualquier sitio que te propongas sin problemas de espacio.

Al final cada uno cambiará de coche cuando le venga en gana o cuando pueda económicamente que suele ser el factor clave a la hora de cambiar de coche, está claro que en esta vida si no disponemos de dinero en el banco no nos animamos a hacer nada de nada.